Cortijo Garay Arbequino de 250 ml.

Aceite de Oliva Virgen Extra

Lata 250 ml.

(660)

65,60 €(IVA inc.262,40 €/L)

  • 16 latas 4,10 € / Unidad

Aceite de oliva fragante, con un frutado de mediana intensidad de aceitunas entre verdes y maduras.

Este aceite de oliva virgen de Lucena (Córdoba) es un monovarietal de la variedad arbequina.

Usos : mayonesa y romesco, aderezo de vegetales, pescados blancos, aves y otras carnes de delicado sabor.

Tipo:
Aceite de Oliva Virgen Extra
Variedad:
arbequina
Cultivo:
Tradicional
Zona:
Córdoba
D.O.:
Sin denominación
Cosecha:
2020 - 2021
Formato:
Lata
Capacidad:
250 ml
Composición:
Monovarietal
Frutado:
medio
Dulce:
intenso
Amargo:
ligero
Picante:
ligero
Nariz:
alcachofa
tomate
manzana
Boca:
Resulta muy dulce y suave, envolvente y elegante, amargor casi imperceptible, ligerísimo picor y con un prolongado regusto a almendra hecha.
09/09/2021

Qualité et rapidite

06/09/2021

Alles prima gelaufen. Bestellung und Lieferung! Danke

31/08/2021

Buena experiencia, como otras veces.

Escribe un comentario

Cortijo Garay Arbequino de 250 ml. - Lata 250 ml.

Cortijo Garay Arbequino de 250 ml. - Lata 250 ml.

Escribe un comentario

Otros formatos

Este producto también está disponible en los siguientes formatos:

Productos relacionados

Información del productor

Cortijo Garay

El aceite de oliva virgen extra Cortijo Garay se obtiene mediante un proceso de prensado en frío que evita que las propiedades del aceite se vean alteradas en modo alguno. Es elaborado solo con frutos de la más alta calidad, en el momento óptimo de maduración de la aceituna. Su aceite es de un exquisito sabor afrutado y suave, con un regusto final a frutos verdes. De atributos muy equilibrados, este aceite posee una textura densa y fluida, que deja una agradable senación al probarlo.


almazara de Cortijo Garay

Almazara de Cortijo Garay
Lucena (Córdoba, España)


La finca Cortijo Garay está emplazada en una zona idónea para el cultivo del olivo. La tranquilidad del clima mediterráneo envuelve los olivares que podemos divisar desde el torreón que preside la hacienda.

La luz, el aire y la lluvia, junto a la generosidad de la tierra y la personalidad de las variedades (arbequina, hojiblanca y picual) dotan al fruto del olivo de las propiedades necesarias para ser clasificado de la mejor calidad. Una calidad que Cortijo Garay conserva y enaltece, aplicando un proceso donde el cumplimiento estricto de las únicas reglas posibles para obtener un aceite de auténtica devoción marquen los tiempos y la vida de la finca.